PENSÉE

LA DÉMOCRATIE QUI NE FAIT PAS DU PEUPLE LE RESPONSABLE DE SES DÉCISIONS EST UNE TROMPERIE.

LA RELIGION QUI NE RECONNAÎT PAS LA FOI COMME UN DON PERSONNEL DE DIEU EST UNE MANIPULATION.

LE BIEN COMMUN QUI NE SE FONDE PAS SUR LA JUSTICE ET LA VÉRITÉ EST UNE ESCROQUERIE.

Oscar Fortin

Blog espagnol

jeudi 27 juillet 2017

EL VATICANO SE CONCIERTA CON LA CASA BLANCA


VEN COMO SE QUIEREN


El pueblo de Venezuela esta a tres días de su participación a las elecciones de sus representantes para constituir la Asamblea nacional constituyente (ANC) que será la voz y el poder predominantes dentro del conjunto de los poderes y voces del Estado. Se trata de los mas altos representantes del pueblo, identificados y elegidos por votos secretos y universales, sin interferencias de los partidos políticos.  Son 545 personas, elegidas dentro  los 6020 candidatos y candidatas que se calificaron, que formaran esta ANC y que tendrán la responsabilidad de aportar los cambios necesarios a la presenta constitución para asegurar el desarrollo del conjunto de los intereses del pueblo venezolano. Una vez establecidos los cambios a la presenta constitución, el pueblo, por referéndum, la confirmara o la rechazara. Es la vía elegida por el gobierno para lograr una paz verdadera.

Este proceso que da al pueblo y no a los partidos políticos el poder para decidir de la constituyente no le gusta nada a la oposición oligárquica, tampoco al episcopado venezolano que sigue aliado, por tradición, de esta oposición que se ha vuelto violenta para impedir que se realice este proyecto de ANC. Grupos mercenarios y terroristas han sido contratados para sembrar el terror en medio de la población. Se cuenta por el momento mas de 170 muertos, mas de miles heridos, y por decenas de millones de destrucción de bienes públicos. El episcopado venezolano es parte de esta campana de violencia al invitar a la población a la desobediencia civil y a abrir las puertas de sus iglesias para ampliar la propaganda en contra del gobierno  y promover brigadas de soldados de Dios.



El gobierno que esta en función es heredero de la revolución bolivariana, la que Chávez ha puesto en marcha, después de su elección en 1998. Durante su campana electoral había prometido  la redacción de una nueva constitución. En 1999, su primera iniciativa fue la de la redacción de una nueva constitución a base de las esperas del pueblo y de sus intereses. Una nueva constitución redactada en el contexto de una profunda consulta de todos los sectores de la sociedad venezolana. Una vez completada la redacción, ella fue sometida al pueblo por vía de un referéndum, esta constitución ha sido aceptada por mas de 80% de los votantes.  Todo se realizo bajo el pensamiento del gran libertador Simón Bolívar.  Con esta constitución en la mano, el Estado recupero el control de su petrolero que estaba entre las manos de una oligarquía nacional en complicidad con multinacionales. Estos nuevos ingresos gubernamentales permitieron ampliar los servicios de salud en todos los rincones del país, abrir las puertas de las escuelas a todos y a todas, de la primaria  hasta la universidad, de construir mas de un 1 600 000 habitaciones para levantar el nivel de respeto de las familias a un alojamiento digno.

Todas esas realizaciones no tenían nada para entusiasmar a los que se habían acostumbrados a beneficios de la renta petrolera, entre otras cosas. En cuanto al episcopado venezolano era el “comunismo” que se implantaba en Venezuela. Lo curioso es que  la mayoría de los dirigentes del gobierno chavista eran y siguen siendo católicos, a pesar de todo. Chávez ha dado testimonio de su fe en varias ocasiones, entre ellas, al momento del Golpe de Estado de 2002 cuando los que lo hicieron preso, en un lugar alejado, con la orden de matarlo. Chávez, con su cruz en la mano y la firmeza de su fe, impacto tanto a esos jóvenes soldados que se no se resignaron a matarlo. Unas horas mas tarde llegaron sus liberadores que habían vencidos a los golpistas y que venían a buscarlo para llevarlo a su pueblo que se había levantado en contra de los golpistas. Muchos de ellos que Chávez había amnistiado se encuentran de nuevo conspirando contra el sucesor de Chaves, Nicolás Maduro. El episcopado venezolano que estaba ya participando al primer golpe, sigue participando por el presente golpe. No profundizaron la doctrina social de la Iglesia tampoco las políticas sociales del gobierno chavista.


Lo que la prensa internacional no nos permite ver y escuchar, internet (http://vtv.gob.ve/en-vivo/ Y TELESURTV.NET) nos da la oportunidad de descubrir a un pueblo alegre, determinado, solidario, que anda superando el miedo de los violentos para hacer realidad el poder del pueblo por el pueblo, lo que será la Asamblea nacional constituyente. Domingo, 30 de julio, este pueblo se dará la mano para contornar las barricadas y los grupos violentos que harán todo para que la gente no vaya a votar. Los mismos que se reclaman de la democracia son los que tratan por todos los medios que el pueblo no  vaya a votar. Actúan como si el pueblo no supiera lo que le conviene.

https://www.aporrea.org/actualidad/n312117.html

La visita del cardenal, secretario general del Vaticano, al presidente Trump, a tres días de esa votación, tiene algo de preocupante. No dijo nada de las amenazas de Donald Trump contra el gobierno de Venezuela, tampoco sobre las sanciones aplicadas, recientemente a 9 dirigentes del presente gobierno. Pietro Parolin, ex-nuncio apostolico en Venezuela, se comporta como si no existiera por los E.U. el derecho internacional de no intervención en los asuntos internos de otros países. Al contrario, deja abierta esta puerta intervencionista al no recordársela al presidente Trump cuando le pide que no aluda con sus responsabilidades internacionales.  De aquí a domingo, 30 de julio por la noche, veremos como los actores de la oposición nacional, MUD Y EPISCOPADO, y internacional, WASHINGTON Y EL VATICANO, habrán hecho para impedir a un pueblo de ir a votar por su Asamblea nacional constituyente.

¡Ojala que el buen sentir del papa Francisco ponga a tiempo el dedo sobre el timbre de la paz para impedir un baño de sangre! Le toca a la Iglesia de dar una vuelta completa en cuanto a sus compromisos políticos con los maestros del capitalismo salvaje. El pueblo venezolano, en toda legitimidad y legalidad tiene derecho a darse una ANC en la forma presentada constitucionalmente por el presidente Maduro y su gobierno. Mas de cincuenta mil personas se presentaron para ser candidatos y candidatas. Seis mil veinte cumplieron con los requisitos. De los 6020, 545 serán elegidos  para formar esta ANC. ¡Ojala que se cumpla esta elección en un clima de libertad democrática!

Parece que la oposición no lo entiende así. No sé si el episcopado le va dar su bendición.



 Oscar Fortín
El 27 de julio 2017 




Aucun commentaire: